Españoles critican a Zapatero por financiar campañas de impuestos en Costa Rica

El primero en dar la voz de alerta fue Gabriel Calzada, doctor en economía y Presidente del Instituto Juan de Mariana, en su artículo “El Gobierno español no quiere hundirse solo” publicado en Expansión (el mayor periódico económico de España), donde critica que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) promueva, en Costa Rica, la misma receta que sirvió para hundir a España: más y más gasto público y elevados impuestos. El Dr. Calzada denunció esta situación como “injerencia política” con la excusa de “ayudar al desarrollo”.

La crítica es, sin duda, fuerte y fundamentada, “el país que durante varias décadas ha sido considerado la joya de Centroamérica por su seguridad jurídica, su elevado nivel educativo y sus impuestos moderados, se dispone a avanzar por la senda del declive económico y social de la mano de España” y agrega que la publicidad del Gobierno de Costa Rica para promover su plan fiscal es engañosa, ya que intenta convencer a la población de que pagarán los que más tienen, mientras, en realidad, serán las clases media y pobre quienes cargarán sobre sus espaldas el peso del incremento en los impuestos.

También, el analista español Angel Martín denunció el rumbo que recibe la ayuda internacional española en nuestro país mediante el artículo “Zapatero financia una campaña para subir los impuestos en Costa Rica”.

La cooperación canalizada por la AECID debe dedicarse a los Objetivos del Milenio de la ONU, pero, en Costa Rica, se utiliza para promover el plan fiscal del Gobierno “que supone un aumento histórico de impuestos sobre la población”, explica el artículo.

Además, la publicación cita los argumentos utilizados por la Administración Chinchilla Miranda para promover el proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria y aclara que son los mismos que fueron, en otro momento, utilizados por Zapatero para impulsar aumentos impositivos en España.

Ir a artículo de Gabriel Calzada.

Ir a artículo de Angel Martín.