Verdugos fiscales sin cabeza

La cabeza del Presidente de la Comisión Especial encargada de tramitar el plan fiscal, diputado Edgardo Araya del oficialista Partido Liberación Nacional (PLN), rodó ayer por los suelos del Congreso. Parece que los diputados del PLN y del Partido Acción Ciudadana (PAC)–quienes días atrás celebraban, con bombos y platillos, que se convertirían en los verdugos fiscales del pueblo (pacto Solís-Chinchilla)–no están soportando el repudio de sus intenciones que los ciudadanos les han manifestado por medio del movimiento República de Costa Risa.

El Gobierno, los políticos que promueven la irresponsabilidad fiscal y sus amigos, que se benefician de las piñatas fiscales reflejadas en los presupuestos ILEGALES, estaban acostumbrados a saquear legalmente a los costarricenses para financiar cada vez más despilfarros, privilegios y ocurrencias–sin que nadie reclamara. Esto era posible gracias a que la discusión de los problemas de irresponsabilidad en el manejo de las finanzas públicas se hacía a espaldas del pueblo. Se trataba de un debate cerrado, secuestrado por una clase política que trabaja, incansablemente, por garantizar su propio beneficio, sin importar los perjuicios que el logro de sus objetivos representen para todos aquellos a quienes no consideran sus iguales. Era un debate en el cual a los ciudadanos–a pesar de ser quienes pagaban la fiesta–se les negaba su derecho de participar.

Ese tipo de política se terminó. La República de Costa Risa eliminó las vendas, quitó las mordazas y rompió los grilletes mentales que los políticos les habían colocado a los ciudadanos. Hoy, todos los costarricenses pueden expresar, en libertad, desde sus hogares, desde sus lugares de estudio y desde sus lugares de trabajo el rechazo a la irresponsabilidad fiscal.

No tenga miedo de señalar a los verdugos fiscales que, desde el Gobierno y la Asamblea Legislativa, trabajan para perjudicarlo a usted y a su familia. Ellos están actuando mal–y lo saben.

¡Detengamos esta payasada! ¡Detengamos el plan fiscal! ¡NO más impuestos!